TODA LA VERDAD SOBRE LAS MENTIRAS, DE JOSÉ ANTONIO PALOMARES

viernes, 5 de junio de 2015

TÍTULO: Toda la verdad sobre las mentiras 
AUTOR: José Antonio Palomares
FECHA DE PUBLICACIÓN: 01/2015
PÁGINAS: 368
ISBN: 978-84-013-4341-4
FORMATO: 15,3 x 23 cm
PRESENTACIÓN: Tapa blanda con solapa
EDITORIAL: Plaza & Janés
PRECIO: 17,90 


Sinopsis: Recuerdo las cosas más curiosas de mi infancia a principios de los ochenta. No me preguntes por los afluentes más importantes de la Península, ni por las ecuaciones de segundo grado, ni por las Coplas a la muerte de su padre de Jorge Manrique. En cambio, recuerdo el intenso sabor del ColaJet de limón, la rugosidad de las costras en mis rodillas, la barriga de John Wayne en los westerns de Primera Sesión, la ansiedad por conseguir chapas que no estuvieran dobladas o la alegría de ver a Santillana marcar un gol. Recuerdo la manera exacta en que el aliento de mi padre olía a Soberano; y la frase favorita de mi madre: "¿Te crees que soy el bancospaña?". Recuerdo que la felicidad era el primer mordisco del dónut en el recreo de las once. Quizá recuerdo todas esas cosas porque están entrelazadas con el momento en el que descubrí por fin toda la verdad sobre las mentiras de mi familia.

Opinión:

En palabras del autor en la novela hay verdades, mentiras, recuerdos verdaderos y falsos, fantasías, gente con parche, yogurteras, duelos implacables de canicas, delanteros tan buenos que sus jugadas parecen imposibles, mujeres con las piernas largas, palabras sacadas de Mortadelo y Filemón, un esqueleto, chapas, bicicletas, fotos familiares, perros con cara de malo, chupachups Kojak, películas de kung fu, monedas de cinco duros con el águila imperial, dónuts, seats supermirafiori, pastillas de jabón hechas a mano, amor verdadero, archienemigos y un burro llamado Sansón, entre otras cosas
A pesar de que te enseñe a montar en bicicleta sin ruedines o de que por fin traiga a casa el televisor a todo color, tarde o temprano llega el día en que te das cuenta de que tu padre no es ningún superhéroe… En el Madrid de principios de los años 80, una familia de clase media-baja trata de llevar una vida normal a pesar de sus dificultades económicas. La madre es estricta, seria, sufridora. El padre es alegre, expansivo y un poco cabeza hueca. Y toda la familia ahorra para conseguir por fin una televisión a color.
Ángel, el hijo mayor de la familia, es un chico de unos 10 años que, a fuerza de rutina comienza a ver toda la verdad que hay detrás de las mentiras que le cuentan cada día. De su mano vemos como es su familia: su padre, que trabaja de taxista; su madre, ama de casa y portadora siempre de la última palabra; su hermano pequeño, Miguel; la tía Ana, que cambia de novio cada semana; y los abuelos.
Todo es normal. Van al colegio, meriendan bocadillos de fuagrás, hasta que un día el padre de Ángel le venda los ojos a su madre y al llevarla al salón....todo cambia.
La novela está narrada en primera persona por Ángel, él es el encargado de mostrarnos cómo es su vida con su familia. Nos encontramos a principios de los años 80 en Madrid, una época al borde del precipicio del progreso tecnológico.
El humor es el hilo conductor de la historia y el autor echa mano del estilo desenfadado, claro y directo, propio de los niños, para lograr que de inmediato nos adentremos en la trama. El ritmo agradable impreso en los distintos capítulos del libro, convierte la novela en una lectura ágil y simpática en la que las páginas vuelan sin que uno siquiera se dé cuenta. 
Me ha gustado mucho y he podido disfrutar de la historia de la familia de Ángel y de la nostalgia que me han provocado los recuerdos de todas esas cosas de mi infancia. Os la recomiendo.

 Lee el primer capítulo

Puntuación: 7/10

4 comentarios:

  1. Hola^^
    No me llama la atención, así que por ahora lo dejaré pasar.
    Me alegro de que te haya gustado y te haya traído recuerdos de tu infancia :3
    besos!

    ResponderEliminar
  2. Me has recordado que lo tengo en casa y aún sin leer. A ver si lo pillo pronto, porque creo que me va a gustar también mucho.

    bsos!

    ResponderEliminar